fbpx

¿Cómo aplicar la economía circular a tu empresa? 

5 modelos que puedes aplicar en tu empresa.

Más allá de una tendencia, la economía circular es una oportunidad para las empresas de re-pensar la forma en la que estamos generando valor, no sólo económico sino para el bienestar integral de nuestras sociedades y considerando que los recursos de nuestra Tierra son limitados.

Al ser un modelo que busca gestionar los recursos de manera sostenible, existen herramientas prácticas para implementar procesos que incorporen los principios de la economía circular dentro de la operación de las organizaciones, independientemente de su tamaño, giro e industria.

¿Has pensado en implementar proyectos basados en la economía circular y no sabes cómo? Toma nota de los 5 modelos que puedes aplicar dentro de tu compañía:

1. Modelo de Recuperación de Recursos

Probablemente, este es el tipo de modelo más adoptado por en la industria hasta el momento. Se basa en los principios de simbiosis industrial de transformar los residuos en materias primas secundarias para obtener usos adicionales de los recursos y extraer más valor de ellos evitando su disposición final.

Este tipo de modelo lo lideran las empresas de reciclaje (en su mayoría, de plásticos) pero también han resultado colaboraciones valiosas entre grandes corporativos y PYMES para atender este reto; como por ejemplo, cuando una empresa generadora de grandes cantidades de residuos orgánicos hace una alianza con un proveedor con la capacidad y tecnología suficiente para transformar estos residuos en biogás y usar esa energía en su misma operación. 

2. Modelo de cadena de suministro circular

Como su nombre lo indica, está enfocado en el proceso de diseño, abastecimiento y manufactura de productos para reducir al máximo los residuos de producción, desde 2 perspectivas:

1. El uso de energías renovables en el proceso de elaboración de los productos para reducir la emisión de gases de efecto invernadero y eficientar al máximo el uso de recursos naturales (energía, combustibles, agua y materias primas).

2. Y el uso de materiales renovables que se pueden recuperar y reintegrar en su aprovechamiento, como bioplásticos.

Para implementar esta estrategia, las empresas tienen el reto de priorizar y elegir las alternativas operativas y comerciales más viables.

A diferencia del modelo para recuperar residuos que se centra en la etapa de disposición final, una vez que ya se generó el residuo, un suministro circular se centra en hacer cambios desde el inicio del ciclo de producción, en el origen de los insumos y la forma en la que se va a elaborar el producto, evitando que éste se convierta en “basura”.

3. Modelo de extensión de vida de producto 

Contrario al modelo tradicional de “obsolescencia programada” en la que se diseñan productos fácilmente desechables y con una vida útil de 1 a 2 años, en este modelo la compañía centra su valor en ofrecer productos que tengan una larga duración, dirige sus esfuerzos hacia la fase de diseño, considerando reparaciones, piezas de recambio, actualizaciones, servicios de remodelación y reventa del producto en mercados secundarios. 

Este modelo tiene 2 grandes ventajas: la primera, que no implica una gran inversión en la operación de la empresa (a diferencia del modelo 1 y 2 que muchas veces requiere una inversión en tecnología, por ejemplo), sino que se trata de ampliar las capacidades y canales de venta del negocio.

Y la segunda ventaja es que genera una mayor relación con las y los usuarios, lo que aumenta los niveles de fidelización, recomendación entre clientes y un menor costo en los esfuerzos de marketing porque aumentan los niveles de recompra.

4. Modelo Producto como Servicio

Este modelo se basa en reducir los niveles de producción priorizando la renta de un producto como el ingreso principal de la empresa y no la venta tal cual; esto se traduce en evaluar el desempeño de una empresa entregando un servicio y no en la cantidad de lo que produce.

Este modelo funciona con productos relativamente escasos o de un precio elevado, ya que implica gastos operativos en áreas de atención a cliente más servicios de mantenimiento.

Algunos ejemplos de este modelo son la renta de vestidos de novia de diseñador, que comúnmente son usados 1 sola vez y pueden ser rentados a una décima parte de su valor o la renta de equipo médico especializado, que no es tan fácil de producir o implica costos muy elevados y puede ser usado por varias personas (u hospitales) a menor precio durante un tiempo específico. 

5. Modelo de Plataforma Colaborativa

Uber, Didi o AirBnB son ejemplos de startups que han sido pioneras en modelos de economía colaborativa bajo la premisa de que la tecnología puede ayudar a optimizar los recursos que están a disposición de una compañía o emprendedor y conectarlo con las necesidades de los usuarios.

En este modelo, hay un triple beneficio: 1) para la persona o empresa que posee el producto o brinda el servicio; 2) para la persona que necesita usarlo temporalmente y 3) para la plataforma que conecta a ambas partes en un “marketplace”.

¡Ojo! No todas las plataformas colaborativas son circulares: ayudan a eficientar al máximo los recursos y esto genera externalidades positivas, pero aún existe una gran oportunidad de usar estas plataformas con un enfoque integral y sostenible, y no sólo económico.

Ahora es tu turno: ¿qué modelo de negocio vas a implementar en tu empresa considerando un enfoque circular?

Este artículo fue publicado originalmente por Daniela Hernández para ExpokNews

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
1
Scan the code
¡Hola 👋!
¿Cómo podemos ayudarte?